Encuéntranos en
   

 

Señal en vivo Señal en vivo

Manifestó que los jefes de Farc siguen tratando de tapar el sol con un dedo.

Sara Morales, exintegrante de las Farc quien sufrió abuso sexual durante su militancia en el grupo exguerrillero, desmintió a esa organización que en un comunicado afirma que las embarazadas debían abandonar la guerrilla o abortar.

En entrevista con Blu Radio, Morales manifestó  que los jefes de Farc siguen tratando de tapar el sol con un dedo: “Me parece muy triste escuchar que teníamos la opción de abandonar o abortar cuando en el reglamento interno catalogaban el embarazo como un desprestigio para la organización”.

“Siempre sometían a abortos a las personas. No se movía nada de las Farc sin que el secretariado diera la orden. La única alternativa que existía era el aborto. Las únicas que tenían la posibilidad de tener sus hijos eran las mujeres de los comandantes”, añadió.

La mujer, quien en el 2007 desertó acompañada de un niño de 13 años, dijo que fue reclutada a la fuerza y que tomó la decisión de abandonar la organización porque estaba cansada de los abusos.
  

Además, aseguró que siempre estuvo al mando de Pastor Alape, de quien dijo que siempre tuvo compañeras sentimentales menores de edad y que incluso “consentía los abusos”.


“En una ocasión, varias guerrilleras tuvimos la valentía de presentar el informe ante una asamblea de guerrilleros y nos cogieron de burlesco y aparte nos hicieron bailar con el comandante que había cometido las violaciones”, reveló.

Agregó que, pese a que el reglamento establecía que una violación se pagaba con un consejo de guerra, nunca se tomaron los correctivos contra ‘Martín Trincho’, quien hoy es desertor de las Farc y quien lideraba un grupo de fuerzas especiales de la organización.

“Las violaciones en las Farc se cometían o a espaldas de los comandantes o con el permiso de algunos de estos porque ellos también participan de las violaciones”, enfatizó.

Reveló que en el bloque Magdalena Medio, en el cual ella operó, un comandante llamado ‘Alberto Cancharina’ escogía a las menores de edad como si fueran carne de ganado.

“Para ellos entre más pequeña mejor. Cuando hacían sus violaciones y sacaban las personas a otras comisiones involucraban a otros guerrilleros  para que no los ‘echaran al agua”, precisó.

Aseguró que los exguerrilleros le están negando la verdad al pueblo colombiano e  invitó a los excomandantes a que, delante de ellas, sostengan que no hubo violaciones.

La mujer, que tiene dos hijos productos de las violaciones, dijo que desde que ingresó a las Farc, cuando tenía 11 años, las violaciones fueron sistemáticas.

“No era todos los días, pero cada vez que nos movían de una comisión uno era la carne para los comandantes. Muchas veces llegaban a los campamentos y decían: ‘hay tres o cuatro guerrilleras nuevas ve y las miras. Uno estaba durmiendo cuando sentía que lo alumbraban con las linternas y empezaban a pelearse y a escoger a la que les gustaba”, reveló.

Finalmente, Morales anunció la creación de la corporación Rosa Blanca, una organización que nació por iniciativa de exguerrilleras víctimas de violaciones con el objeto de vincular, incluso, a las civiles que fueron objetos de abuso sexual.

“Fue una idea de las exguerrilleras de las Farc, pero queremos vincular a las civiles que fueron violentadas por excomandantes, a las cuales les asesinaron sus esposos por quedarse con ellas. A las guerrilleras que aún no han tomado la decisión de denunciarlas y a las víctimas de paramilitares o agentes del Estado”, puntualizó.

 

Blu Radio