Encuéntranos en
   

 

Señal en vivo Señal en vivo

Esta mañana el presidente Juan Manuel Santos hizo en su cuenta de twitter el pronunciamiento más fuerte hasta ahora contra el gobierno de Venezuela: “Hace 6 años se lo advertí a Chávez: la revolución bolivariana fracasó”.

Esto a raíz del desenlace violento que ha tenido las jornadas de protesta de la oposición en el vecino país y las medidas del presidente Nicolás Maduro frente a sus más visibles contradictores.

¿Pero qué consecuencias podría generar esta declaración? Según Luis Fernando Vargas, director de Relaciones Internacionales de Eafit, esto confirma se confirma que aquello de “mi nuevo mejor amigo” fue simplemente una estrategia de apaciguamiento frente a un rival político regional que no debía exacerbar.

“Pero éramos muchos los que teníamos claridad del perfil político de Juan Manuel Santos; él no es adepto a ese tipo de regímenes, ni lo será. Obviamente, ese mensaje agravará la tensa relación entre Colombia y Venezuela. Pero no es un asunto de riesgo para la diplomacia colombiana”.

Al respecto el constitucionalista Francisco Barbosa, docente de la Universidad Externado, afirmó que el trino de Santos llevaría a pensar que el gobierno colombiano se separa de lo que ocurre en Venezuela y no ve ninguna utilidad del acompañamiento de ese gobierno en temas de paz, pues con las Farc ya está listo el proceso y con el Eln el mediados es Ecuador.

“Es un punto de ruptura. El gobierno puede reaccionar diciendo que hay una intromisión y escalar el conflicto con Colombia. En este momento en Venezuela la situación es tensa y los circuitos de protección del régimen se están rompiendo. Esto le permitió a Santos darle rienda suelta a lo que siempre ha pensando pero que no había expresado por cautela política”.

Para Mauricio Jaramillo, internacionalista y docente de la Universidad del Rosario, se trata de una demostración del giro que Colombia está tomando sobre Venezuela, pues se pasó de tratar de incidir en el marco del esquema de Unasur para llegar a una salida negociada, a una postura más agresiva, que pasa por apoyar la Carta Interamericana Democrática y el anuncio de llevar a la ONU la decisión de militarización.

“Colombia rompe un poco esa relación que había llevado por buen término Santos. El trino es llegar de nuevo al Santos que fue candidato y que era enemigo acérrimo de esa revolución”.

 

Fuente: El Colombiano